Munición y equipamiento

Escogiendo los balines correctos

La variedad de tipos de balines existentes actualmente es inmensa. Por lo general, los balines más populares constan de una forma similar a un diábolo, caracterizada por poseer un diámetro frontal y trasero notablemente mayor que su segmento central. Esta peculiar forma permite minimizar las fricciones entre balín y cañón reduciendo a su misma vez la potencia necesaria para propulsarlos de forma solvente.

Muchas veces nos preguntamos por qué los balines utilizados en armas de aire comprimido no se asemejan a las balas tradicionales, la respuesta es sencilla: a pesar de que a día de hoy contemos con armas de aire comprimido realmente potentes, una mayor fricción implica un peor rendimiento del arma a nivel de alcance (metros) y potencia de impacto (Joules), reduciendo sus prestaciones debido de una cuestión meramente estética.

La velocidad alcanzada por un balín depende principalmente de su velocidad, resistencia al aire, de la gravedad y de su peso. Teniendo en cuenta que no podemos modificar la potencia de nuestra arma ni los valores de la gravedad, únicamente podemos escoger qué peso y diseño es el más adecuado para nosotros.

Principales tipos de balines

Tras escoger el calibre de nuestra carabina, aún nos queda una importante elección por tomar: ¿Qué balines compramos? Afortunadamente, podemos adquirir y utilizar distintas variedades de forma simultánea. Probar distintos modelos nos ayudará a definir nuestros gustos y preferencias a la hora de disparar. Si bien cada diseño está orientado a una práctica determinada, existe un factor altamente subjetivo a la hora de determinar ‘cuales nos gustan’ y ‘cuales no’.

Wadcutter: El balín ‘Wadcutter’ presenta un patrón de punta plano. Este formato ha sido considerado durante muchos años el diseño más preciso, por lo que se ha utilizado como estándar en competiciones de precisión. A pesar de que estudios recientes desmienten esta teoría en favor de los balines de estilo ‘Pointed’, el formato Wadcutter sigue siendo considerado la mejor opción para disparar en distancias cortas – sobre 10 metros – debido tanto a su notable agrupación como a su bajo coste de adquisición.

Hollowpoint:
El balín ‘Hollowpoint’ presenta las virtudes del diseño ‘Wadcutter’, tales como una gran precisión a corta y media distancia y ofrece al mismo tiempo una excelente capacidad de expansión. Este formato se desarrolló con el objetivo de proporcionar una mayor potencia de impacto y penetración a velocidades bajas, lo que lo hace utilizable en rifles y pistolas de menor potencia. Podemos considerar el ‘Hollowpoint’ como un balín que ofrece un justo compromiso entre eficiencia de vuelo – y por lo tanto precisión – y letalidad.

Pointed: El balín ‘Pointed’ -tal y como su nombre indica- consta de una punta afilada capaz de ofrecer una penetración implacable, que resulta de gran utilidad a la hora de practicar disciplinas como la caza menor. Este tipo de balines suelen utilizarse en armas de gran potencia, dado que permiten cazar pequeños roedores y alimañas con un solo disparo letal, garantizando una muerte humana e indolora de la presa.

Round nose: El balín ‘Round nose’ se caracteriza por poseer una punta redondeada, lo que permite una distribución de pesos eficiente y equilibrada. Esta particular forma también reduce la resistencia al viento, lo que nos permite disparar munición de alto gramaje con gran precisión, acompañados de un arma con suficiente potencia para evitar inoportunas trayectorias parabólicas.

BBs: Los BBs son un formato muy utilizado en pequeñas armas de aire comprimido, tales como pistolas de C02 y carabinas de baja potencia. Los BBs ofrecen ciertas virtudes respecto a los balines tradicionales: Al poseer una forma esférica y simétrica permiten una recarga extremadamente rápida y cómoda. Muchas de estas armas cuentan con sistema multidisparo, por lo que son una garantía de diversión. Dada su forma, los BBs ofrecen una gran penetración, pero por el contrario muestran un vuelo menos estable que los balines ‘diábolo’ dado que no disponen del ‘twist’ de estos últimos.

Habitualmente, tras obtener nuestra primera arma de aire comprimido nos damos cuenta de que no estamos logrando las agrupaciones que desearíamos, e inmediatamente tratamos de buscar un culpable a dicha situación: hemos adquirido un arma de gran potencia, una mira adecuada y, aparentemente, todo está correctamente calibrado… Pero hemos prescindido por completo de unos balines de calidad. Al tratarse de material consumible, muchas veces decidimos recortar gastos a la hora de comprar munición, desequilibrando la calidad del conjunto y obteniendo como consecuencia unos resultados claramente mejorables. Un balín de baja calidad tenderá a mostrar holguras o sobredimensionamientos que afectarán negativamente tanto a la precisión del arma como al estado del cañón a largo plazo. Adicionalmente, la calidad de construcción de los balines y su material de fabricación influirán en su deformación a la hora de ser expuestos a altas presiones y temperaturas. Para evitar estas desafortunadas primeras experiencias, en Gamo recomendamos adquirir siempre primeras marcas que garanticen una experiencia de tiro satisfactoria.